Baño Turco

El baño Turco o Vaporarium tiene indiscutibles beneficios sobre la salud y el estado de la piel. Su uso constante previene enfermedades, dolencias o desequilibrios del organismo. El Baño Turco es una alternativa a la Sauna, pero en vez de utilizar el calor seco, se fundamenta en calor húmedo, siendo la temperatura menor pero aumenta el grado de humedad, lo que hace que en el Baño Turco se sude menos que en la Sauna. Esto sucede cuando la temperatura externa es mayor quela del cuerpo, el organismo para enfriarse produce sudor, emitiendo líquido a través de los poros dilatados, que al evaporarse dispersa el calor y se consigue refrigerar el organismo.

En el caso del Baño Turco, la humedad del ambiente recubre toda la piel y no se suda porque el vapor de agua hace la función de dispersión del calor. Se trata de un baño de calor húmedo en el que la temperatura no es uniforme, habiendo en el suelo 20º-25ºC, a metro y medio unos 40ºC, y unos 50º a la altura dela cabeza, y con una humedad relativa del 99%,que produce la niebla.

El calor se genera gracias al agua caliente que circula a través de tuberías ubicadas en las paredes de la sala y generalmente se le añaden vapores aromatizados.

Beneficios:

  • Distensión nerviosa: relajación.
  • Dilatación ramificaciones respiratorias: oxigenación.
  • Humidificación de vías respiratorias.
  • Vasodilatación periférica, estimulación de la circulación sanguínea en extremidades.
  • Evita resecación de la piel.
  • Limpieza de toxinas de los poros de la piel.
  • Hidrata la piel y proporciona mayor textura, suavidad y belleza.
  • Retrasa la aparición de arrugas.

Precauciones:

  • Hipertensión.
  • Problemas cardiacos.
  • Claustrofobia, epilepsia, problemas renales.